Toda tempestad tiene, como un ombligo, un agujero en medio, por el que una gaviota puede volar en silencio.

Harold Witter Bynner